You are here

Los fungicidas: una herramienta que debemos proteger

Articulo
27.04.2018

Los fungicidas: una herramienta que debemos proteger
Por: Edwin Granados
 Reseach and Development Ornamentals Latam North

Bibiana Romero
 Technical Support Ornamentals Latam North

La llegada de los cultivos ornamentales a finales de los 60’s significó que para alcanzar la calidad y sanidad de las flores obtenidas en países como Holanda, los productores locales tendrían que desplegar esfuerzos notables. 

Desde entonces los fungicidas han jugado un papel fundamental en la satisfacción de las necesidades del mercado de flores de exportación. Syngenta es reconocida como empresa líder por el desarrollo de productos de alto desempeño como Switch®, Revus®, Amistar®, Sunjet® Score®, Ridomil® Gold y Plentrix®, entre otros. Estos productos, sumados al esfuerzo de otras compañías de investigación y desarrollo, han permitido reducir los niveles de pérdidas ocasionadas por fitopatógenos y son herramientas claves para aumentar la productividad y calidad de la flor exportada. 

A cincuenta años de la introducción de los ornamentales en Colombia, nuestro país es un actor importante en el mercado internacional de flores. Por eso, hoy más que nunca se requiere de un uso eficiente de los fungicidas para garantizar la sostenibilidad del negocio floricultor.

El manejo integrado implica el uso del control químico en balance con las demás herramientas de manejo. Para obtener un control satisfactorio, es preciso adoptar un sistema de detección y monitoreo de enfermedades que se complemente con prácticas sanitarias, nutrición vegetal adecuada, control de vectores de enfermedades, aplicación de extractos vegetales, inductores de resistencia y agentes biocontroladores, entre otros. Sin embargo, si este balance no es consistente en el tiempo no permite que el control de las enfermedades sea lo suficientemente exitoso.

Ahora bien, el riesgo de pérdida de sensibilidad a los fungicidas ha sido durante varios años uno de los principales factores que amenazan su efectividad. Frente a esto, es de imperiosa necesidad seguir los lineamientos de la FRAC (Comité para el Manejo de la Resistencia a Fungicidas) en cuanto al número de aplicaciones recomendadas para los diferentes mecanismos de acción.  

La presión de selección ejercida por el uso frecuente de un mismo mecanismo de acción causa cambios en la población del patógeno y esto favorece la prevalencia de cepas menos sensibles que pueden sobrevivir y multiplicarse, con lo cual disminuye la efectividad del fungicida. 

Para los participantes de la industria de flores de corte estos procesos son críticos, pues es de su mayor interés mantener una alta productividad a la vez que cumplir con los exigentes estándares de sanidad de los mercados a los cuales se destinan las flores. Teniendo en cuenta lo anterior y buscando la sostenibilidad del negocio, es indispensable que todos trabajemos como equipo para mitigar los procesos de pérdida de sensibilidad a los fungicidas. Una de las medidas fundamentales que sin duda alguna debe ser aplicada es la rotación de modos y mecanismos de acción en campo, toda vez que esto garantiza la alta eficacia del fungicida en el mediano y largo plazo. 

El esfuerzo común de los distintos actores dentro de la industria floricultora en cuanto al buen uso de las moléculas es vital para su protección, pues debemos tener en cuenta que cada vez es más difícil desarrollar nuevos ingredientes activos y mecanismos de acción.  A medida de que pasa el tiempo, descubrir procesos metabólicos que puedan ser afectados en los hongos es una labor mucho más compleja y de largo plazo, de modo que mientras aparecen nuevos mecanismos de acción se deben tomar las decisiones correctas en lo que respecta al uso de las moléculas disponibles en el mercado. 

Por otra parte, la industria de protección de cultivos es una de las más reguladas en el mundo. El registro de un nuevo producto requiere muchos estudios que demuestren seguridad para los trabajadores, el ambiente, los cultivos y para los consumidores. La evaluación de estos riesgos requiere del análisis de cientos de estudios de seguridad y un entendimiento profundo de las buenas prácticas agrícolas. Syngenta entendiendo las necesidades del cliente seguirá invirtiendo en investigación para obtener soluciones integrales que atiendan los cada vez más demandantes requerimientos de los diferentes actores del mercado de flores
El desarrollo de productos es una apuesta de largo plazo puesto que para traer un nuevo ingrediente activo al mercado se requiere de una gran inversión en tiempo y dinero. La probabilidad de descubrir un nuevo compuesto que pase todas las evaluaciones de eficacia y seguridad es de 1 entre 100.000. Para que esto sea posible se deben invertir entre 8 y 10 años de estudios y alrededor de 260 millones de dólares antes del primer lanzamiento comercial. 

Fuente: Syngenta, 2016

¿Cómo puedo optimizar el uso de los fungicidas? 

  1. Seleccione el fungicida apropiado para el patógeno a controlar.
  2. Utilice la dosis recomendada. Utilizar dosis por encima de lo recomendado no asegura un mejor control, por el contrario, puede erosionar la sensibilidad del patógeno al producto.
  3. Realice la aplicación en el momento adecuado para el estado de desarrollo del patógeno y las características físico químicas del producto. Por regla general, los fungicidas que se denominan curativos tienen mejor acción después de que inicia la infección sin síntomas visibles.
  4. Utilice técnicas de aplicación apropiadas para el blanco biológico a controlar. El uso de altos volúmenes de aplicación no asegura un mejor control y expone el producto al escurrimiento.
  5. Alterne de forma adecuada los diferentes modos y mecanismos de acción, sacando ventaja del efecto complementario de las mezclas terminadas o las mezclas de tanque sin simplificar la rotación de los fungicidas.
  6. Implemente todas las estrategias para el control de enfermedades que estén a su alcance
  7. Seguimiento. Monitoree el desarrollo de la enfermedad y mida la eficacia de las aplicaciones

Estas recomendaciones en cuanto al manejo adecuado de los fungicidas buscan contribuir a una agricultura sostenible y rentable que atienda las necesidades de cuidado de las personas, comunidades y medio ambiente y están dentro del marco del programa de Syngenta denominado Plan para una alimentación sostenible, (The Good Growth Plan) que busca trabajar en 6 grandes compromisos: 
1. Hacer más eficientes los cultivos
2. Recuperar más tierras cultivables
3. Ayudar a que la biodiversidad florezca
4. Capacitar a los pequeños agricultores
5. Contribuir a la seguridad de las personas 
6. Cuidar de cada trabajador
Para mayor información consulte www.goodgrowthplan.com y www.syngenta.com.co

 

Bibliografia  
Informe Anual Syngenta, 2016. Our industry. 
https://www4.syngenta.com/~/media/Files/S/Syngenta/our-industry-syngenta.pdf
APS, 2016. What are fungicides? http://www.apsnet.org/edcenter/intropp/topics/Pages/Fungicides.aspx
Carmona M, Sautua F, 2016. Buenas prácticas agronómicas para evitar la resistencia de los hongos a los fungicidas.
Klittich C, 2008. Milestone in fungicide Discovery: Chemistry that Changed Agriculture. Plant Health Progress doi:10.1094/PHP-2008-0418-01-RV. 
FRAC. Fungicide Resistance Action Committe
http://www.frac.info/publications/downloads